in ,

¡Feliz cumpleaños, México!: Tres razones para amarlo.

Podemos criticar y juzgar muchas cosas de nuestro país durante todo el año: que si la delincuencia, que si su gente, que si el gobierno, la situación social, etcétera. Pero vamos, nuestra tierra no tiene la culpa de todas esas cosas, ¿cierto? Es evidente que hay muchísimo que criticar, que reclamar e incluso odiar en nuestro país, aunque eso da para un análisis denso que quizá en el futuro me anime a redactar. Sin embargo, solo en esta ocasión, por ser el mes del “cumpleaños” de México, vamos a hablar de cosas bonitas.

¿Cómo no amar a México por lo que es? Una tierra antigua y mística llena de color que es habitada por casi el 70% de todos los seres animales y vegetales conocidos del mundo, ¡qué increíble! Por esto es considerado un país megadiverso, brindándonos también diferentes ecosistemas y paisajes preciosos.

Hablando de paisajes, no podemos olvidar al lugar que es considerado una de las siete maravillas del mundo: Chichén Itzá, aquel lugar mágico ubicado en Yucatán que nos transporta al pasado todo el tiempo, pero especialmente en los equinoccios, cuando mediante un juego de sombras y luces en las escalinatas de la pirámide principal se representa el descenso del dios Kukulkán. ¡Ojalá algún día pueda verlo!

¿Y qué decir de la gastronomía? Ésta fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2010, ¡y con razón! Sin mencionar que gozamos de una enorme variedad de frutas y adquirirlas es mucho más barato que en otros países.

Después de todo, considerar que habitamos un país con estas características sorprendentes casi me hace querer cantar “Cielito lindo” o poner el álbum mexicano de Luis Miguel. Y bueno, ¿por qué no? Hay que darnos chance de sentir amor por nuestro país, por lo que se puede sentir amor, y no olvidar que venimos de su tierra.

Escrito por Tanette

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

¿El fin de las clases online?